13 de octubre de 2020

BORISKA, UN JOVEN RUSO "ESPECIAL", SEGUN ALGUNOS... "MANIPULADO"SEGUN OTROS

UN NIÑO RUSO AFIRMA HABER VIVIDO EN MARTE EN UNA VIDA ANTERIOR Y ADVIERTE SOBRE EL FUTURO AMENAZADOR EN LA TIERRA

Los seres humanos han estado fascinados por la posibilidad de vida en otros planetas durante toda la historia dela humanidad. La inmensidad del espacio y nuestra incapacidad para penetrar verdaderamente en sus profundidades se combinan para convertirlo en uno de los misterios más tentadores de nuestro tiempo. ¿Qué hay más allá de la Tierra, más allá del alcance de nuestra vista? La idea de que algo, o alguien, podría estar ahí fuera ha sido el tema de muchas películas, libros y otras obras de arte que comprenden un vasto subgénero de ciencia ficción y fantasía.

 Si bien nuestra fascinación por el tema se remonta a milenios, la mayor parte de nuestro conocimiento sobre la vida en otros planetas se ha obtenido en las últimas dos décadas. Ahora, un niño de Rusia está agregando su voz a la mezcla, afirmando que existe vida extraterrestre y que él es una prueba viviente. Si bien es comprensible que muchos pongan en duda la historia del niño, hay quienes dentro de la comunidad científica son más atrevidos y no descartan las historias locas del niño. ¿Por qué los científicos prestarían atención a las fantasiosas imaginaciones de un niño? Bueno, resulta que sus afirmaciones contienen detalles específicos sobre la vida en Marte, incluida información a la que ningún ser humano común tiene acceso.

Un niño extraordinario desde el nacimiento

A diferencia de la mayoría de los bebés que no pueden sostener su propia cabeza hasta que alcanzan los dos a cuatro meses de edad, Boris Kipriyanovich pudo sostener su cabeza por sí solo cuando tenía solo dos semanas de edad.

Aunque pequeño, este fenómeno marcó el comienzo de una cascada de talentos notables que seguirían apareciendo a medida que el niño creciera. Desde el momento en que vieron a su bebé de dos semanas con la cabeza erguida y mirando al mundo con interés, los padres de Boris supieron que tenían a alguien realmente especial en sus manos. ABC

Más información NOUFA N° 28 (páginas 32 a la 35)