7 de enero de 2020

LA PRIMERA ASTRONAUTA BRITÁNICA CREE EN LOS ET

“ES POSIBLE QUE ESTÉN AQUÍ Y SIMPLEMENTE NO PODEMOS VERLOS”

Con solo 27 años, en 1991 la británica se transformó en la segunda mujer más joven en llegar al espacio, un sitial que le permite afirmar con propiedad que hay más vida fuera de la Tierra.

En 1989, la vida de Helen Sharman (56) tuvo un inesperado giro. Mientras se dirigía del trabajo a su casa escuchó en la radio un anuncio sobre una selección de científicos británicos para una nueva misión espacial. Tras un largo proceso, la doctora en Química fue seleccionada entre 13.000 candidatos para ser parte de un arduo proceso de entrenamiento que finalmente la convirtieron en 1991 en la primera astronauta británica.

Oriunda de Sheffield, condado de Yorkshire del sur en Inglaterra, y en entrevista con el diario The Guardian, Sharman  no solo contó acerca de su infancia, cómo fue su acercamiento con la ciencia y cuánto le costó sentir el reconocimiento por ser la primera mujer de su país en salir al espacio exterior, sino también, que creía firmemente en extraterrestres.

“Hay tantos miles de millones de estrellas en el Universo que deben haber todo tipo de formas de vidas diferentes. ¿Serán como tú y yo, compuestos de carbono y nitrógeno? Tal vez no”, dijo al matutino, agregando que aunque, “es posible que estén aquí y ahora y simplemente no podemos verlos”.

Llegada al espacio
Sherman fue lanzada a la estación espacial Mir, el 18 de mayo de 1991, a la cual se acopló dos días después y en la cual pasó un poco más de siete días. La misión en la que trabajó, estaba centrada en las ciencias de la vida, una de las especialidades de la científica.

Este acontecimiento le significó variados reconocimientos posteriores como la “Excelentísima Orden del Imperio Británico”, otorgado por la Reina Isabel II del Reino Unido, en 1992. Además, de publicar su libro “Aprovechar el momento”, donde relata su experiencia y que busca motivar a los jóvenes mostrándoles que nada es imposible.

En la entrevista, aseguró que “la autoconfianza y una actitud positiva cambiaron mi vida”, reconociendo que tuvo miedo de postular a la misión espacial y de que si lo hacía que no la llamaran. Pero recordó las palabras que su madre solía decirle: “Si no intentas algo, nunca sabrás lo que podría haber sucedido”. Frase que la motivaron a seguir trabajando, ya que “no hacer nada es mi idea del infierno”.

Sharman fue, además de la primera astronauta británica en llegar al espacio con sólo 27 años de edad, la segunda más joven del mundo en lograrlo.

Actualmente la científica ha apoyado campañas para ayudar a mejorar la educación científica en su país y trabaja en el Departamento de Química del Imperial College de Londres como gerente de Operaciones.  La Tercera