17 de noviembre de 2018

ASTEROIDE GIGANTE CAYO EN GROENLANDIA


EL HIELO DE GROENLANDIA ESCONDE UN CRÁTER DEL TAMAÑO DE PARÍS ESCULPIDO POR UN ASTEROIDE
Durante al menos 12.000 años ha estado oculto bajo un kilómetro de hielo en una remota zona del Ártico
 Un avión radar localizó este círculo de 31 km. de diámetro y 300 metros de profundidad
Una espesa capa de hielo lo ha mantenido oculto durante miles de años. Se trata de un enorme cráter, más grande que la ciudad de París, que fue esculpido por el impacto de un asteroide en Groenlandia. Está enterrado bajo un kilómetro de hielo. Tiene unos 300 metros de profundidad y podría haber seguido escondido durante mucho más tiempo si no fuera por los radares de los aviones científicos de la NASA que sobrevolaron esta remota zona del Ártico para estudiar la pérdida de hielo debido al calentamiento global.Con esos datos, se hicieron nuevos mapas topográficos en los que científicos del Museo de Historia Natural de Dinamarca detectaron anomalías en el terreno, en concreto, un gran anillo que ha resultado ser la huella dejada por la caída de esa gran roca que, según sus cálculos, medía un kilómetro. El diámetro del agujero que formó supera los 31 kilómetros, un tamaño que, según explican sus descubridores esta semana en la revista Science Advances, situaría a este cráter entre los 25 más grandes que se han localizado en la Tierra.

El diámetro del cráter es de 31 km, mayor que la ciudad de París. M.N H.D.

El más famoso es el de Chicxulub, un agujero de 180 kilómetros de diámetro formado hace unos 65 millones de años en la península de Yucatán, en México. Se cree que el asteroide que lo formó, y que contribuyó a la extinción de los dinosaurios y de muchas otras especies animales, medía unos 10 kilómetros.

Aunque el cráter encontrado ahora en Groenlandia es mucho más joven, que se haya preservado así de bien intriga a sus descubridores: «Es sorprendente que el cráter se haya conservado excepcionalmente bien, porque el hielo de los glaciares es un agente erosivo increíblemente eficaz que tendría que haber destruido rápidamente las huellas del impacto», explica Kurt H. Kjær, investigador del Centro de Geogenética del mencionado museo danés.

NO SABEN CUÁNDO CAYÓ
Los científicos han averiguado que el asteroide que impactó en Groenlandia estaba compuesto mayoritariamente de hierro pero no han determinado cuándo cayó. «De momento no hemos podido datar el cráter directamente, pero el estado en el que se encuentra nos da indicios sólidos de que se formó después de que la capa de hielo comenzara a cubrir Groenlandia. Es decir, tiene menos de tres millones de años y posiblemente se haya formado en una época tan temprana como hace 12.000 años, durante el final de la última época glacial», afirma Kjær.

Un nuevo mapa topográfico y una gran roca de 20 toneladas encontrada en el norte de Groenlandia hace décadas y conservada en un pasillo del Centro de Geogenética danés fueron las pistas que siguieron los científicos del Museo de Historia Natural de Dinamarca para dar con este cráter en julio de 2015. En ese mapa, detectaron una enorme depresión circular desconocida hasta ese momento bajo el glaciar Hiawatha, en el extremo norte de Groenlandia. «Inmediatamente supimos que se trataba de algo especial pero, al mismo tiempo, nos dimos cuenta de que sería difícil esclarecer el origen de esa depresión», repasa el científico.

Su conclusión fue que podría tratarse de un cráter originado por un asteroide así que para comprobar su hipótesis, sus colegas del Instituto Alfred Wegener de la Universidad de Kansas sobrevolaron la zona con un avión dotado de un nuevo y potente radar que puede ver a través del hielo. Así pudieron percibir claramente esta estructura circular.

En 2016 y 2017 se hicieron expediciones en la zona del impacto para tomar muestras. En la imagen, Kurt H. Kjær.

Durante los veranos de 2016 y 2017 organizaron expediciones a pie por la zona para recoger muestras de sedimentos y estudiar las deformaciones del terreno. Las pruebas que recopilaron, dice Kjær, mostraron que «fue un impacto violento y eso confirma que la depresión fue causada por un meteorito». Su próximo objetivo, añade, será, averiguar cuándo cayó.

Fuente: Teresa Guerrero
El Mundo