8 de enero de 2015

OVNIS EN EL VERANO DE CHILE

OVNIS: NADA NUEVO A LA VISTA

Cada verano en Chile (Enero, Febrero, Marzo) se habla y comenta en forma bastante recurrente el tema de los OVNIs, no falta la reunión patrocinada por un Municipio, como es en este caso la Municipalidad de Maipú, que el mes   de Febrero presenta una serie de personas  relacionadas con el tema de los no identificados, quienes ofrecen conferencias y charlas ante un público generalmente muy fiel a la temática; la mayoría es público curioso recién incorporado  a estos menesteres ufológicos, y otros con más tiempo en estos temas que asisten  más para reencontrarse con amigos de sus mismas inquietudes,  que con la remota esperanza de encontrarse con algo nuevo que se aporte a este misterio de los OVNIs aún sin resolver.

En otras partes del territorio nacional se hacen vigilias nocturnas. Es tradición desde hace muchos años en la IX Región, donde se observa una cantidad inusitada de luces, luminosidades, e incluso también se hablan de naves que surcan estos cielos, ante la credulidad de algunos y la sorpresa de otros. En este punto recomiendo a los amigos curiosos que consulten en You Tube las últimas filmaciones captadas en la localidad de El Mirador en las afueras de la ciudad de Angol, donde se han captado estas luminosidades, - no me atrevo a describirlas de otra manera - desplazándose y mostrándose con todo esplendor en los cielos limpios de esta zona del país.

La reflexión sería

Ante la gran cantidad de videos, grabaciones y fotografías que se muestran por You Tube y los medios de comunicación en general, no sólo hoy en día sino a través de toda la historia contemporánea del fenómeno de los Ovnis ¿Existe la evidencia certera con que  nos enfrentamos? ¿Qué captamos o fotografiamos? No cabe duda que la tecnología punta y las pequeñas maquinas digitales e incluso los teléfonos celulares actuales tienen una capacidad increíble de captación de lo que nuestros ojos no pueden ver a simple vista... pelusas y suciedad errática, semillas volátiles, insectos, desplazamientos de rayos lumínicos, humedad en suspenso, etc...

Pero lamentablemente debemos decir que no existe esa evidencia definitiva en cuanto a los análisis actuales de estas imágenes. La gran mayoría, son fotos poco claras, borrosas, y sin datos concretos para análisis definitivos, grabaciones sin puntos de referencia, y con orígenes indefinidos que siembran interrogantes de todo tipo.

Los análisis deben incluir datos concretos... como se tomaron las fotos, la luz existente en el momento de la fotografía, la obturación de la lente, la velocidad, que tipo de máquina se uso, etc.  Incluso averiguar la procedencia y el historial de la foto y sus patrocinadores, pues las personas, queramos o no reconocerlo, tienen actitudes muchas veces incomprensibles con tal de figurar. Además la tecnología informática de hoy, nos ofrece programas que se pueden hacer verdaderas maravillas en cuanto a fraudes, inserción de objetos en fotos, añadir colores, formas, y manipular todo tipo de cosas, etc. Lógicamente que un verdadero  experto en esta tecnología e interesado en llegar hasta el final en un análisis es difícil de encontrar, más aún, económicamente inalcanzable.

Con todo lo dicho el misterio de los no identificados ha permanecido hasta nuestros días. Esta permanencia ha sido inalterable a través de los años. Hay generaciones jóvenes que se incorporan a esta temática con la misma pasión de los que comenzamos hace más de medio siglo ha tratar de dilucidar esta fenomenología.

La expresión de “tiempo al tiempo” la venimos mencionando hace años. El fenómeno Ovni permanece absurdamente constante. Los ufólogos de antaño se han reconvertido en escépticos poco a poco, y esta filosofía de interpretación del fenómeno es cada día más recurrente, incluso muchos de ellos cometen los mismos errores que antes criticaban a los ineptos pero pasionales ufólogos, incluso se avergüenzan de que los denominen como tales.

En este punto, me van a permitir recurrir a unas sabías palabras de un investigador independiente español, me refiero a Ramón Navia-Osorio, un investigador  como los que ya no existen: Textual

Es prioritario buscar la necesidad de otro enfoque al FOVNI. Debemos dejar atrás las luces y las formas y sus conexos, para centrarnos en la historia del hombre con los vaivenes de los dioses. La maldad del hombre está muy relacionada con el gran juego cósmico de nuestros creadores. Vivimos confundidos, pegando golpe de ciegos y regidos por las leyes incongruentes de los hombres. Somos unos enormes ignorantes en este mundo ficticio, donde el hombre es vapuleado  extorsionado, y objeto de mil piruletas caprichosas de los celestes imperios. Hemos llegado a donde estamos actualmente debido a los gobernantes incautos que han ido condenando todo aquello que apuntaba hacia la verdadera naturaleza del ser. Todo aquello que era desconocido para la mente humana era desechado y prohibido y nos hemos sumido en un desastre de civilización que tiene como final el caos.

Este pensamiento de Navia-Osorio es compartido por muchos antiguos investigadores de los ovnis en estos momentos, pues el fenómeno sigue estando entre nosotros, como una “enfermedad social” que altera las neuronas de más de algunos, enceguece a otros,  induce a la soberbia, al egocentrismo, y contrariamente, otros adquieren hipersensibilidades, no faltan los que  simplemente se aburren de todo esto, pero al parecer el recambio siempre está activo y motivado por lo enigmático del fenómeno mismo… pero todo sigue igual, no se avanza y nos sumimos en discusiones interminables … conferencias, “muestrología” antigua y nuevos rostros que no han aportado nada nuevo en cuanto a investigación del fenómeno…. Mencionamos a “nivel investigativo”, pues los fraudes, malas interpretaciones, personajes siniestros y charlatanes tenemos los archivos repletos de estos. Nos referimos puntualmente  a ese porcentaje muy pequeño que no tiene respuesta aún... pese al paso de los años.

Ya veremos que nos depara este verano, seguramente más que Ovnis para su investigación, muchas conferencias, charlas, y mostrar casos (muchos de ellos ni siquiera investigados en terreno) que dejaran con la boca abierta a los nuevos seguidores incondicionales de este fenómeno abstracto y sociológico que nos acompaña tantos años.

Extracto emitido y adaptado en parte del programa radial
“OTROS MUNDOS” (Murcia- España)
Raúl Núñez