1 de diciembre de 2013

ENCUENTRO DE ESQUELETO HUMANOIDE DIMINUTO

ARCHIVOS DE LO INSOLITO
Foto referencial

Nuestros archivos de lo insólito se han visto muy ampliados desde nuestra llegada a Chile. He aquí un hecho ocurrido en el año 2003 y que no escapó de la atención de nuestro colaborador de la IX Región, Raúl Gajardo Leopold  ¿Qué encontraron estos trabajadores de la construcción? 

Textual: 

En reportaje efectuado al señor Alex Alarcón Terán, funcionario de Vialidad zonal expreso que a fines de diciembre del 2003 trabajando con la mezcladora de asfalto en caliente en el tramo Angol – Los Sauces en las cercanías de la localidad de Trintre a 15 km. De la primera ciudad, en el horario de colación, entre las 12 a 12:45 horas, mientras la maquina estaba en proceso de calentamiento con dos operarios caminaba hacia un lugar con sombra donde almorzarían; en un momento al mirar a un lado de la senda se dio cuenta que sobre tierra suelta y hojas sueltas había algo extraño que le llamo la atención, lo que recogió con su mano con guante: se trataba de un diminuto esqueleto que era igual al de un hombre, pero con las siguientes características:

Su cráneo era desproporcionado en relación al cuerpo, ya que media 1,5 cm. Con forma de huevo en el occipital, muy notorio, el resto del cuerpo media 4 cm

Distinguió la cuenca de sus ojos exageradamente grande en relación al porte del cráneo, una hendidura notoria, en donde estuvo la nariz y una boca desproporcionada, tenía un cuellito delgado.
   
Los brazos que carecían de manos estaban a los costados, pero se fijo muy bien que eran un solo hueso, sin codo. Proporcionados
   
No se fijo si tenía costillas.
   
Las piernas también normales en medida, eran solamente dos huesos rectos, sin rodilla ni pies
   
Este diminuto esqueleto estaba totalmente descarnado.


Después de haberlo examinado atentamente, como no intereso guardarlo, lo lanzo al suelo nuevamente, pensando que correspondía a un animalito, pero lo raro es que era igual a un humano, en total, no media más de 6 cm. Luego alcanzo a los otros operarios y conversaron de fútbol y ni siquiera les comentó lo que había encontrado.

Todo el lugar en donde ubicó ese esqueleto fue removido por las maquinas al terminar de construir la vía, no existiendo posibilidad alguna de recuperarlo.

Archivos IIEE de Chile
Gentileza Raúl Gajardo Leopold