6 de noviembre de 2013

1969: DESAPARECIDO EN EXTRAÑO ACCIDENTE

MILITAR PIONERO EN LA INVESTIGACIÓN DE ESPAÑA

En esta exposición queremos mencionar la figura de un militar español que sí se involucró totalmente en la investigación de los Ovnis siendo un pionero en la investigación independiente y que se convirtió en el primer militar de la Península que investigó por cuenta propia el FOVNI. Se trata de Antonio González Boado.

La historia de este militar este llena de incógnitas y enigmas que nunca se han podido descifrar, sólo una investigación por parte del Ejército del Aire de España que no haya llegado a nuestro conocimiento, podría traer más luz a una serie de circunstancias oscuras que rodean su desaparición en el Mar de Alborán el 1 de Julio de 1969.

Primeramente debemos mencionar que el Mar de Alborán donde desapareció Antonio González Boado, ubicado al sureste español, frente a las costas de Almería, es conocido por su gran cantidad de desapariciones aéreas sin explicación aparente. En los años 1960 y principios de los setenta hubo varias desapariciones de aviones en la zona, incluso el autor Antonio Ribera la incluye entre los “doce triángulos de la muerte” existentes en el mundo, según su opinión.

Antonio González Boado, tenía una gran pasión por el tema de los Ovnis y algunos trabajos suyos habían sido publicados en la Revista de Aeronáutica y Astronáutica del Ministerio del Aire. Se puede suponer que realizó otros trabajos referente al tema de los Ovnis y que fueron presentados a este organismo militar, pero, hasta el día de hoy no hay noticias al respecto. Su juventud y su valentía lo llevaron a expresar abiertamente su convencimiento que los Ovnis eran de origen extraterrestre.

En aquella época en España ser investigador de temas extraños, fuera de lo oficial y cotidiano, era  visto de mala forma y las desconfianzas resaltaban de inmediato. González Boado, suponemos que se hizo notar en una época oscura de España o una serie de circunstancias y coincidencias se dieron para que este militar entrara en un túnel y su muerte nunca haya sido aclarada.

El día 1 de Julio de 1969 justamente cuando comenzaba sus vacaciones estivales, recibe una orden superior que retrase sus vacaciones. Debe hacer una misión de reconocimiento y rápidamente junto al resto de la tripulación despega de la Base Aérea de Jerez de la Frontera.. La misión consiste en fotografiar y localizar supuestos barcos rusos que según se cree, se encuentran en la zona en misión de espionaje. El avión que despega es un Grumman, hidroavión que es conocido en círculos aeronáuticos como “ataúd volante” El hidroavión desapareció y nunca se encontraron sus restos, según se sabe por algunos investigadores andaluces, como Julio Marvizón, que existe una cinta de control aéreo, quienes captan sus últimas palabras:

    ¡Vamos hacia un gran Sol!