7 de julio de 2012

LOS DOGONES, SIRIO Y LOS DIOSES PECES


Los Dogones habitan en la republica de Malí, -país africano situado en la frontera del Sahara. Según una tradición oral, llegaron a Mali hace unos 600 años y construyeron las casas en los acantilados para protegerse de los ataques de las tribus que ya habitaban la región. Las zonas prácticamente incultivables alzan un sector rocoso donde llegan a vivir cerca de 450.000 dogones.

En los años 30, unos antropólogos franceses llamados, Marcel Griaule y Germaine Dieterlen, investigaron sobre la mitología, la sociología y la religión de los Dogones y se encontraron unas respuestas muy extrañas.

Después de años de estudio publicaron en 1950, en el ‘Journal de la Société des Africanistes’, un artículo en el cual sostenían que los mitos dogones de la creación del mundo giraban alrededor de Sirio y de su estrella compañera. No desvelaban cómo podía haber llegado una cultura precientífica, sin telescopio, a conocer esa estrella y su diminuta compañera. ¿cómo sabían los dogones que Sirio tiene una pareja?

En 1862 el constructor de lentes para telescopios Alvan Graham Clark enforcó a Sirio con su telescopio, la estrella más brillante del firmamento y entonces, para su asombro, descubrió que muy cerca de ésta se encontraba una segunda estrella, mucho más pequeña que Sirio y desconocida hasta entonces a la que bautizó como Sirio B.

Tras el hallazgo, los astrónomos se apresuraron a estudiar a fondo la nueva estrella, y determinaron que se trataba de una enana blanca situada a 8’7 años luz de la tierra y que por su tamaño resultaba totalmente invisible al ojo humano incluso en la noche más despejada. El descubrimiento de esta estrella que no pudo ser fotografiada hasta 1970 revolucionó el mundo de la astronomía ya que demostraba que la mítica estrella Sirio formaba parte de un sistema binario.

Sin embargo todo esto ya lo sabían miles de años antes los habitantes de un pequeño pueblo de Mali, los Dogones. Esto reabrió el debate con pruebas sobre contactos con extraterrestres en la Antigüedad. Dicen que fueron instruidos por unos visitantes extraterrestres, que bajaron del cielo.

Griaule y Dieterlen explicaban que los dogones celebran la ceremonia Sigui, «cuyo propósito es la renovación del mundo». A partir de sus hallazgos, Robert K.G. Temple propuso en 1976, en ‘El misterio de Sirio’, que hombres-peces procedentes de ese sistema estelar no sólo habían trasmitido a los dogones sus conocimientos astronómicos, sino que además habían fundado su civilización. Para el escritor estadounidense, los visitantes «se parecerían un poco a las sirenas y los tritones, y podrían asemejarse, de alguna manera, a nuestros inteligentes amigos los delfines».

Sentados bajo una noche estrellada y alrededor de un fuego, los dogones cuentan como fueron instruidos por unos visitantes extraterrestres, que bajaron del cielo en el desierto del Sahara. Así conocieron de la existencia de Sirio como Sigu Tolo y su diminuta gemela, y por eso sabían que los “dioses”= extraterrestres venían de esa estrella. Años después, la ciencia, con el mejor telescopio del momento, descubrió Sirio B. Y todavía nos quedaría casi un siglo para descubrir que tardaba 50’04 años en dar una vuelta a Sirio. Los dogones, miles de años antes y sin telescopios, con un margen de error de 0`8 habían descrito a la perfección una estrella casi invisible para el ser humano…

July 18th, 2009 Posted in Historia Ignorada