27 de abril de 2012

MONTSERRAT: UNA MONTAÑA MAGICA


27 DE ABRIL:
NUESTRA SRA. DE MONTSERRAT - MARE DE DEU DE MONTSERRAT 
Origen: Catalán

Significado: Monte escarpado o montaña aserrada.

Advocación mariana: Nuestra Sra. De Montserrat (Mare de Déu de Montserrat)

Fecha Onomástico de la Patrona de Catalunya: 27 de Abril

Algunos otros detalles relacionados con este nombre

Santuario místico, religioso, de gran significado para los catalanes, en esta cordillera de extrañas rocas, existe documentación de los años 700 aproximadamente donde se describen antecedentes de fuerzas magnéticas subterráneas, extrañas esferas luminosas que bajan de la montaña a los pueblos cercanos, fenómenos Ovnis, personas desaparecidas. Una de aquellas leyendas menciona que, en una de sus múltiples paredes rocosas existe una “puerta dimensional” donde se lograría alcanzar el Santo Grial.
En las cercanías de esta montaña, dentro de una cueva es donde tuvo la “Iluminación Divina” el soldado y guerrero Ignacio de Loyola, que luego sería referente para la cristiandad por el brusco cambio de su vida al convertirse en uno de los santos más emblemáticos de la fe católica. Hoy en este lugar esta la próspera ciudad catalana de Manresa.
Un hecho histórico que permanece hasta hoy en día.
En el año 1345, estando la Iglesia del Carmen de Manresa repleta y en pleno día, unas insólitas «bolas de fuego» procedentes de Montserrat iluminaron la Iglesia y parte de Manresa. El fenómeno fue testificado por miles de personas y por las autoridades y no tenemos motivos para dudar de ello. Hasta nuestros días, Manresa ha celebrado siempre ese acontecimiento con las «Festes de la Llum», (Las fiestas de la luz) que tienen lugar en Febrero. Por supuesto, estas luces fueron interpretadas en aquella época como un signo divino. Hoy, sin embargo, es posible que la interpretación fuese otra y pudiese relacionarse con el fenómeno OVNI.
También a finales del siglo X, encontramos alusiones al avistamiento de estas extrañas luces antes de una batalla contra los musulmanes.
Los españoles acuden a esta montaña para observar los cielos a espera de fenómenos inexplicables.
Todos los 11 de cada mes se reúnen cientos de personas en una ladera al interior de la montaña, delante una roca imponente donde juntamente con los contactados habituales, José Luis Grifol, Joan Soler entre grupos de curiosos, investigadores, medios de comunicación, etc., se intercambia información y también en algunas oportunidades se pueden observar “trazos luminosos” y otros fenómenos similares ante la expectación de los asistentes.




In Memoria de: Montserrat Núñez Cárcamo