26 de junio de 2017

¿POR QUÉ ANONYMOUS ASEGURA QUE LA NASA ESTÁ POR CONFIRMAR QUE HAY VIDA EXTRATERRESTRE?

EL GRUPO DE HACKERS CREE FIRMEMENTE QUE ESTE ANUNCIO CAMBIARÁ LA FORMA EN QUE VEMOS EL UNIVERSO Y ESTÁ A LA VUELTA DE LA ESQUINA.

Anonymous es uno de los grupos de hackers o hacktivistas como se hacen llamar, más famosos del mundo. Muchas personas alrededor del globo confían en su palabra y consideran que ellos "sí dicen la verdad". Todo esto sin contar el sinnúmero de escándalos de corrupción que han destapado y toda la información importante que han sacado a la luz.

Ahora, el grupo ha publicado un video que desconcertó a escépticos y creyentes, en el que aseguran que la NASA está a nada de hacer pública la existencia de vida alienígena/extraterrestre.

Pero, ¿de dónde sacan esto? Según los hackers, su información se basa en dos noticias diferentes, pero relacionadas. En primera instancia tocan el tema de las declaraciones de Thomas Zurbuchen, dadas en abril pasado. Zurbuchen es investigador de la NASA y comentó que: "Teniendo en cuenta todas las diferentes investigaciones y misiones que en estos momentos buscan específicamente evidencias de vida extraterrestre, estamos a punto de hacer uno de los descubrimientos más importantes y sin precedentes de la historia".

Y por otro lado, también retoman el anuncio reciente que hizo la NASA: se descubrieron 10 exoplanetas, mismos que podrían ser habitables. Es decir, podría haber vida en ellos.

Anonymous basa sus aseveraciones en nada más que esto, y muchos científicos comienzan a asegurar que esta noticia es mentira.

ScienceAlert aseguró que las declaraciones de Zurbuchen son las de un científico emocionado que ve la evolución de su trabajo, no un testimonio que se pueda tomar como evidencia de ningún tipo. Y en cuanto a los 10 exoplantentas que se han encontrado, es simple: no son los primeros y los que se han encontrado en el pasado no han sido "lo que se pensaba".

Así que, a la luz de los hechos, parece que aún no es hora de hacer letreros de bienvenida para nuestros amigos del espacio exterior.

Fuente: Publimetro
Elizabeth Legarreta   

23 de junio de 2017

16 de junio de 2017

13 de junio de 2017

6 de junio de 2017

«EN MARTE HAY VIDA, PERO HAY QUE PERFORAR PARA ENCONTRARLA»

El científico cree que no basta con explorar la superficie del Planeta rojo y que hace falta superar los 2 metros bajo el terreno para localizar posibles microorganismos

Hace millones de años, Marte tuvo abundante agua líquida, un elemento básico para el desarrollo de la vida microbiana, pero de momento ninguna misión ha perforado el subsuelo del Planeta rojo en su búsqueda. Los vehículos rovers desplazados hasta allí se han limitado a explorar la superficie. Uno de ellos, el Curiosity, incluso ha recogido muestras del terreno para estudiar las condiciones de habitabilidad del mundo vecino, pero Ricardo Amils Pibernat, investigador del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (UAM-CSIC), cree que hay que llegar más lejos. «Yo creo que en Marte hubo y aún hay vida, pero está en el subsuelo y habría que perforar para confirmarlo», asegura. «La próxima misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) llegará hasta los 2 metros de profundidad, pero sigue siendo insuficiente», añade.
Solo hay que bajar a una profundidad suficiente para encontrar agua en estado líquido. Cuanto más profundo lleguemos, más posibilidades de hallar fósiles o microorganismos vivos metabólicamente hablando», dice Amils, uno de los microbiólogos más reputados del país.

El investigador, quien entre hoy y mañana coordinará un simposio sobre 'Río Tinto y Marte', organizado por la Fundación Ramón Areces en Madrid, está convencido de que el planeta vecino esconde vida pero «las misiones espaciales son muy competitivas. Todo es cuestión de dinero y política».

Y Amils sabe de lo que habla. Desde su puesto en el departamento de Planetología y Habitabilidad del Centro de Astrobiología (CAB) -centro asociado a la NASA- ha trabajado en numerosos proyectos destinados a probar la tecnología de las misiones a Marte.

Amils trabaja en Río Tinto (Huelva), una antigua cuenca minera en la que lleva más de treinta años desvelando su contenido. «Desde siempre, Río Tinto se había considerado un río contaminado por la actividad minera. Por sus características (acidez y color rojizo), se atribuían a un historial de explotación minera de más de 5.000 años de antigüedad», explica.

Pero «30 años de investigación nos llevaron a pensar que Río Tinto no era resultado de la contaminación, sino que sus microorganismos, capaces de obtener energía a partir de minerales, eran los responsables de las condiciones extremas del río. Además, junto a estos microorganismos hay algas y plantas capaces de desarrollarse en este hábitat».

«La razón es que Río Tinto, situado en la Faja Pirítica Ibérica, cuenta con un biorreactor subterráneo, que pone en marcha estos procesos responsables de la mineralogía que se encuentra en el río, es decir, que parte de su mineralogía está producida por la biología», relata.

Marte cuenta con los mismos minerales y por eso Río Tinto es tan importante para la exploración espacial: es tan parecido que es ideal para probar la instrumentación que se llevará a Marte.

Actualmente, la NASA y el CAB prueban un prototipo muy avanzado del SOLID, diseñado para detectar inmunológicamente señales de vida. Además, se han probado las prestaciones del difractómetro de rayos X que lleva el Curiosity (el rover que actualmente explora Marte) y el espectrómetro Mössbauer de los Vehículos de Exploración de Marte de la NASA (MERS, por sus siglas en inglés).

Mientras, la ESA ha probado el espectrómetro Raman, capaz de detectar minerales asociados a la biología y que irá en la próxima misión europea a Marte.

Y es que Rio Tinto es uno de los mejores análogos terrestres de Marte. El responsable del «hermanamiento» es la jarosita, un sulfato de hierro y potasio muy extendido en la cuenca minera y que fue hallado en Marte por el Opportunity de la NASA.

«La jarosita es muy abundante en Río Tinto. Aquí conocemos su origen biológico, ya que los microorganismos son capaces de, a partir de los sulfuros metálicos de la Faja Pirítica, liberar sulfatos y oxidar el hierro. Pero en Marte desconocemos su origen, habrá que demostrarlo. Podría ser que también tuviera origen biológico pero para eso hay que perforar el planeta porque la vida en la superficie es imposible», explica Amils. «El Curiosity almacena gran cantidad de información para determinar si hubo o no vida en Marte pero el método requiere demostración», insiste.


Fuente: ABC - Ricardo Amils - NASA

3 de junio de 2017

CASO ROSWELL ... SUMA Y SIGUE

CASO ROSWELL: REVELAN TODO LO QUE VIO UN TESTIGO DE LA SUPUESTA CAÍDA DE UN OVNI EN 1947

Charlie Fogus, ayudante de un sheriff de la región, afirma que vio en 1947 cómo soldados estadounidenses arrastraban extrañas criaturas en Roswell, EE.UU., un lugar rodeado de misterio.

La ciudad estadounidense de Roswell, en Nuevo México, adquirió fama después de la supuesta caída en julio de 1947 de una nave extraterrestre. En aquel entonces un ayudante del sheriff, Charles Fogus, presenció la escena de uno de los incidentes más enigmáticos de la historia vinculados con los ovnis.

En el nuevo libro 'UFOs TODAY – 70 Years of Lies, Misinformation and Government Cover-Up' ('Los ovnis hoy: 70 años de mentiras, desinformación y encubrimiento gubernamental') se ha publicado la entrevista a Fogus en la que cuenta en detalle lo que vio con sus propios ojos. El diario británico 'The Mirror' ha obtenido este fragmento del editor Philip Mantle, exdirector de Investigaciones de la Asociación Británica de Investigación de Ovnis.

Cuando Fogus y el sheriff Jess Slaughter llegaron a Roswell para recoger a un prisionero y alcanzaron el lugar donde, según posteriormente rezó la versión oficial, se estrelló un globo meteorológico de la Fuerza Aérea de EE.UU., vieron unos 300 o 400 soldados.
"Estaban arrastrando una criatura grande", describe Fogus las acciones de los militares. La criatura "se parecía exactamente a la que vemos por la tele, con ojos grandes". En el cañón había "una cosa redonda grande" de unos 30 metros de ancho que los soldados llevaron del sitio en un camión.

John H. Glenn, el primer astronauta estadounidense que orbitó la Tierra, observa un Dispositivo de Entrenamiento Celestial (globo terráqueo) antes de su vuelo."El fenómeno ovni es real": Los astronautas de la NASA que creían que los alienígenas nos visitan

Fogus afirma haber visto unas cuatro criaturas extrañas. Según su testimonio, la mayoría estaban tapadas y asegura que vio las piernas de algunas de ellas, que "se parecían a las nuestras". Con una altura de un metro y medio, las criaturas tenían la piel de un color que tendía a marrón, "como si hubieran pasado demasiado tiempo bajo el sol".

Los militares sacaron los cuerpos del lugar y los llevaron en camiones. Fogus y Slaughter pasaron unos 20 minutos allí, tras lo cual les dijeron que abandonaran el sitio.

Razonando sobre lo visto, Fogus sostuvo que "el Gran Padre no solo creó este planeta, los creó a todos ellos". A su modo de ver, los seres extraños eran de otros planetas, adonde los puso el "Gran Padre […] al igual que nos puso a nosotros" en la Tierra. "Son más inteligentes que nosotros. Ellos pueden venir de allá para acá, pero nosotros no podemos ir desde aquí hasta allá", indicó. Agencias