16 de noviembre de 2020

SAN CLEMENTE NUEVAMENTE

 LUCES EXTRAÑAS EN ZONA "CALIENTE" 

MEGA mostró anoche un nuevo avistamiento  testimoniado por un guardia de una viña.  Según testigos luces extrañas, totalmente anómalas fueron observadas la noche del 6 de Noviembre. Varias personas reafirmaron que esta zona  es habitual ver estas anomalías en los cielos, sólo que esta vez estas luces fueron grabadas.

El repórter aportado por Rodrigo Ugarte, periodista muy conocido en estas temáticas, más aún, Rodrigo Fuenzalida confirmaron  esta zona como “caliente” ufológicamente hablando, y una vez más hace saltar a la palestra San Clemente y su ruta turística que siempre ha estado vigente y cada cierto tiempo sale en la televisión ante el asombro de miles de espectadores. 

Queda aquí  para vuestro conocimiento y criterio ...

NOUFA CHILE

2 de noviembre de 2020

DOSSIER N° 3 * LUIS ALTAMIRANO CAÑOLES *


 EN TRAMITE DE DISTRIBUCION

30 de octubre de 2020

A 82 AÑOS DE "LA INVASION EXTRATERRESTRE" POR RADIO DE ORSON WELLES.

SEGUIMOS ESPERANDO LA VISITA DE SERES EXTRATERRESTRES

Ha pasado nada menos que 82 años desde que el grupo de Orson Welles, Koch y otros colaboradores, que formaban The Mercury Theatre, decidió adaptar la novela de H. G. Wells La guerra de los mundos. Si originalmente se situaba en la Inglaterra victoriana, ahora sería en los Estados Unidos de 1938, concretamente a Nueva Jersey, en el pequeño pueblo de Grover's Mill perteneciente al municipio de West Windsor. La novela original era una crítica a la sociedad conservadora británica y cómo quería expandir el imperio británico a toda costa.

El programa radial emitido en hora punta en los años que la radio era la mejor acompañante de las familias norteamericanas, causó pánico, confusión, y creo una real crisis nerviosa en una sociedad temerosa de muchos acontecimientos que ocurrían en aquellos años, entre estos la instalación de los nazis en el poder altamente temida por las autoridades del país.

Welles tenía 23 años, y en los días previos a la emisión de la dramatización, creía que los habituales oyentes de sus dramatizaciones semanales iban a encontrar aburrida una historia tan poco probable, - pues se equivocó rotundamente -  y el programa quedo en la historia de los seguidores de los extraterrestres, Ovnis y temas similares.

En Chile, también se recurrió a este episodio. En 1944, Radio Cooperativa emitió una versión local del radioteatro basado en la novela de H. G. Wells, que seis años antes había conmocionado a EEUU. La supuesta invasión alienígena orquestada por el director de El ciudadano Kane tampoco pasó desapercibida aquí: un hombre murió y los involucrados fueron detenidos.

En los años 90 una emisora de radio capitalina, trato de repetir una situación similar y anunciaba el aterrizaje de una nave sin identificar en los cerros circundantes a Santiago, pero la verdad sea dicha, no causó mayor alarma en la población pues suponemos que el tema de los Ovnis tenía saturada la sociedad chilena y la incredulidad rápidamente surgió acompañada de jocosidad. 

Otros países también han intentado repetir este experimento radiofónico y es así como en Ecuador causó pánico y terminaron sus gestores prestando declaración ante la policia, y una gran multitud de personas  trató de asaltar la emisora,

No cabe duda que el alto poder de sugestión del Fenómeno Ovni tiene su origen en múltiples formas y este continua a pesar del paso de los años.

Equipo Redacción
NOUFA CHILE

26 de octubre de 2020

LA BUSQUEDA DE VIDA EXTRATERRESTRE - DEL LADO NUESTRO Y OTROS HACIA LA TIERRA -


 LOS EXTRATERRESTRES PODRÍAN ESTAR VIÉNDONOS DESDE MÁS DE MIL ESTRELLAS CERCANAS

Investigadores elaboran una detallada lista de los sistemas estelares desde los que un observador podría descubrir fácilmente la Tierra, e incluso los rastros químicos de la vida

Del mismo modo en que nosotros, desde la Tierra, hemos detectado ya varios miles de planetas alrededor de otras estrellas, una hipotética civilización alienígena podría haber detectado nuestra presencia. ¿Pero desde qué posiciones en el espacio sería eso posible? ¿Y cuáles son exactamente las estrellas desde las que sería más fácil encontrarnos?

Con esa idea en sus mentes, Lisa Kaltenegger, directora del Instituto Carl Sagan en la Universidad de Cornell, y Joshua Pepper, físico de la Universidad de Lehigh, decidieron hacer los cálculos y descubrieron que, a nuestro alrededor, existen 1.004 sistemas estelares especialmente «afortunados» desde los que los extraterrestres, si es que existen, podrían estar observándonos desde la distancia.

Cada uno de esos sistemas, en efecto, tiene una línea de visión directa de nuestro planeta y muchos están, además, lo suficientemente cerca de nosotros como para detectar incluso los rastros químicos que deja la vida terrestre. Las conclusiones del estudio acaban de publicarse en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society.

Las 1.004 estrellas identificadas por los investigadores están dentro de la llamada «secuencia principal», es decir, son similares a nuestro Sol y podrían tener en órbita mundos similares a la Tierra. Ninguna de ellas, además, está a más de 300 años luz de distancia, lo que las convierte en «vecinas» que habitan nuestra misma región de la Vía Láctea. La más próxima a nosotros, en efecto, está apenas a 28 años luz de distancia.

«Invirtamos la situación y preguntémonos desde qué puntos de vista privilegiados podría detectarse la Tierra por el método del tránsito», explica Kaltenegger. Un planeta en tránsito es aquel que pasa por delante de una estrella que está en la línea de visión de la Tierra, oscureciendo levemente su brillo, revelando su presencia y dando pistas sobre la composición y el tamaño del planeta.

¿Cuáles son, pues, esos sistemas estelares desde los que resultaría más fácil encontrarnos? Para averiguarlo, Pepper y Kaltenegger elaboraron la lista de las 1.004 estrellas más cercanas utilizando el catálogo de exoplanetas en tránsito del satélite TESS, de la NASA.

Si en algunas de las estrellas de la lista hubiera observadores que estuvieran buscando, prosigue la investigadora, «podrían ver signos de una biosfera en la atmósfera de nuestro ´punto azul´. Incluso podemos ver algunas de esas estrellas, las más brillantes, en nuestro cielo nocturno sin necesidad de binoculares o telescopios».

Alrededor del 5% de las 1.004 estrellas seleccionadas en el estudio son probablemente demasiado jóvenes para que haya evolucionado la vida inteligente, suponen los investigadores, incluso si un planeta con condiciones habitables las orbitara. Pero el 95% restante pertenece a categorías de estrellas que pueden sustentar la vida durante miles de millones de años. Y eso, por lo menos en la experiencia de la Tierra,significa que es un tiempo lo suficientemente largo como para que la vida inteligente evolucione.

Buscar exoplanetas, a pesar de todos los que ya hemos encontrado, no resulta sencillo. De todos los exoplanetas existentes, en efecto, sólo una pequeña parte se alineará con nuestra línea de visión para que podamos verlos transitar a sus estrellas. El resto, aunque estén «ahí mismo» serían imposibles de ver desde nuestra posición. Por eso era tan importante localizar con exactitud las estrellas que tuvieran a la Tierra justo en su línea de visión. «Todas las más de mil estrellas que identificamos en nuestro artículo -dice Pepper- podrían ver nuestra Tierra transitar por el Sol, y eso es algo que llamaría su atención».

Para los investigadores, en efecto, si «alguien» ahí arriba ha detectado ya la Tierra y su vibrante atmósfera, sentiría sin duda una gran curiosidad, igual que nos sucedería a nosotros si encontráramos un planeta parecido al nuestro.

«Si estamos buscando vida inteligente en el Universo -concluye Kaltenegger- alguien podría estar haciendo lo mismo y encontrarnos. Y tal vez quiera establecer contacto. Acabamos de crear el mapa estelar de los sitios en los que deberíamos mirar primero».

 Para los investigadores, pues, el siguiente paso que deberíamos dar está claro: centrar nuestras operaciones de búsqueda de vida inteligente en las 1.004 estrellas identificadas en su estudio. Puede que así, escriben, tengamos por fin un golpe de suerte.

ABC

 - José Manuel Nieves

21 de octubre de 2020

UN EXITO DE LA NASA CON LA NAVE OSIRIS-REX

Fuente: El Mercurio (21.10.2020)



 

19 de octubre de 2020

DIEZ SEGUNDOS DE INFARTO EN EL ASTEROIDE BENNU

ARRIESGADA MANIOBRA 
La nave OSIRIS-REx de la NASA realizará mañana una arriesgada maniobra para arrancar una muestra de esta roca a 300 millones de km de la Tierra

Ocurrirá la noche del martes. Después de un viaje de dos años y casi otros dos de observaciones en órbita, OSIRIS-REx, una nave de la NASA del tamaño de un minibus, descenderá al asteroide Bennu, situado actualmente a más de 300 millones de kilómetros, y le arrancará una muestra para traerla posteriormente a la Tierra. Este material tiene un gran interés científico, ya que Bennu, del tamaño del Empire State Building de Nueva York, es una reliquia del sistema solar y puede contener los precursores moleculares de la vida en nuestro planeta. Pero conseguirlo no será sencillo: la nave no solo debe acercarse a un objeto que viaja a más de 100.000 km por hora, repleto de rocas que podrían hacerla trizas al más mínimo error, sino que deberá realizar una arriesgada maniobra en la que tocará su objetivo durante unos vertiginosos diez segundos.

OSIRIS-REx fue lanzada en septiembre de 2016 desde Cabo Cañaveral (Florida) y llegó a la órbita de Bennu el 3 de diciembre de 2018. Desde entonces, ha pasado su tiempo volando alrededor del asteroide, fotografiándolo, midiéndolo, escudriñándolo. De esta forma, la misión ha producido mapas con un detalle sin precedentes, mejores que los de cualquier cuerpo planetario visitado por una nave espacial. Gracias a ese trabajo, en el que ha participado el Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), los investigadores eligieron el sitio donde la sonda tomará la muestra, en el interior de un cráter de 140 metros de diámetro llamado Nightingale, producto del impacto de un meteorito.

«Bennu es como un gigantesco pedregal -explica Javier Licandro, coordinador de investigación en el IAC-, pero en Nightingale hay menos piedras de gran tamaño que puedan causar daños en el brazo colector y gran abundancia de polvo, lo que significa que es más seguro y nos garantiza recolectar el material». Pero la región con las características que interesan a los investigadores es muy pequeña, solo tiene 16 metros de diámetro. «La misión estaba planificada para hacer la recogida en una región diez veces mayor, por lo que la maniobra ha tenido que ajustarse con mucha precisión», subraya el científico.

La nave espacial OSIRIS-REx se basará en este mapa para evitar peligros y aterrizar en un área donde haya abundante material de muestreo adecuado. Las áreas verdes son seguras para el descenso, mientras que las rojas son peligrosas. Las áreas más prometedoras para la recolección de muestras están marcadas en violeta

La nave espacial OSIRIS-REx se basará en este mapa para evitar peligros y aterrizar en un área donde haya abundante material de muestreo adecuado. Las áreas verdes son seguras para el descenso, mientras que las rojas son peligrosas. Las áreas más prometedoras para la recolección de muestras están marcadas en violeta - NASA / Goddard / Universidad de Arizona

Mapa de peligro

Poco antes de las 20.00 (hora peninsular española) del martes los propulsores de la nave espacial se dispararán y la empujarán suavemente fuera de su órbita alrededor de Bennu para conducirla después hacia la superficie rugosa. Según explican desde la Universidad de Arizona, responsable de la misión, durante el descenso hacia su objetivo, la nave tendrá presente lo que el equipo llama un «mapa de peligro», una representación detallada de la superficie del asteroide para identificar riesgos potenciales como rocas grandes o terreno irregular.

Los científicos ya saben que Bennu no es precisamente «una playa de arena», sino que su superficie, como han demostrado las imágenes enviadas previamente por la nave espacial, está repleta de rocas tan grandes como una casa. Así que si durante el descenso OSIRIS-REx se percata de que se dirige a un lugar inseguro, retrocederá. Un escenario muy poco probable, pero que debe tenerse en cuenta.

Si todo va bien, la nave extenderá su sistema de adquisición de muestras llamado «Touch-and-Go» (algo así como toco y me voy), que está suspendido en la punta de un brazo de 3,35 metros de largo y es capaz de ingerir granos de casi 20 milímetros. En una vertiginosa maniobra que apenas durará unos diez segundos, el cabezal del brazo entrará en contacto con la superficie de Bennu. Entonces, la nave disparará una de las tres botellas de gas nitrógeno a bordo y, al igual que una aspiradora inversa, agitará el material de la superficie, llamado regolito, dentro del cabezal justo antes de retroceder. Por si esto no funciona, el cabezal también lleva unos pequeños discos similares a amohadillas preparados para recoger el polvo.

El origen del agua

Los investigadores podrán comprobar si ha habido éxito a través de las imágenes de la cámara SamCam en la nave. Además, tratarán de estimar la cantidad de gramos recogidos por el cabezal. Si no detectan la presencia de al menos 60 gramos, evaluarán la posibilidad de un segundo intento. Significaría empezar de nuevo, incluso quizás cambiar el lugar de recogida por otro llamado Osprey.

Pero si la muestra, que incluso podría llegar a los dos kilos, es suficiente, se colocará dentro de una cápsula de retorno para su regreso a la Tierra. El valioso material, que está previsto que caiga en algún lugar del desierto de Utah (EE.UU.) en 2023, mantendrá ocupadas a generaciones de investigadores en los laboratorios de la Tierra.

Antes que OSIRIS-REx, las misiones japonesas Hayabusa (que trajo restos a la Tierra en junio de 2010) y Hayabusa 2 (que presumiblemente los arrancó en julio de 2019 y ahora viene de regreso) ya obtuvieron muestras de otros asteroides. Pero esta será la primera vez para la NASA. Además, Bennu es un asteroide primitivo, rico en carbono, que apenas ha sido alterado desde que se formó hace unos 4.500 millones de años, al mismo tiempo que la Tierra y otros planetas de nuestro sistema, por lo que puede decirnos mucho sobre nuestros orígenes. Y los de nuestros océanos. «La Tierra se formó en una región 'seca', y muy probablemente apenas tenía agua en sus orígenes. El agua y los orgánicos que han permitido el desarrollo de la vida muy probablemente tenga un origen extraterrestre. Provienen de los impactos de cometas y asteroides una vez que el planeta se formó y enfrió, por lo que estudiar a los asteroides primitivos es muy importante para comprender como se originó la vida en nuestro planeta», explica Licandro.

 Colisión con la Tierra

Hay otros intereses para seguir la pista de Bennu, bautizado convenientemente con el nombre de un ave de la mitología egipcia asociada con la muerte (en cambio, OSIRIS-REx hace referencia al dios de la resurrección). La NASA lo considera potencialmente peligroso para la Tierra. Tiene una probabilidad de 1 entre 2.700 de impactar contra nuestro planeta durante uno de sus acercamientos a finales del próximo siglo. «Si algún día en el futuro lejano, Bennu acabara chocando los efectos que tendría sobre la biosfera serían catastróficos a nivel global. Pero, aunque podemos asegurar que no va a ocurrir en muchísimo tiempo, no es descartable que otros asteroides cercanos más pequeños lo hagan en tiempos no muy lejanos», indica Licardo. «Por eso, estudiar la estructura de un asteroide como Bennu es muy importante para poder establecer una estrategia que permita desviar un objeto así que determinemos que nos va a chocar», añade.

No solo eso. Como dice el investigador, la composición de Bennu también puede proporcionar algunas claves para el desarrollo de la aventura espacial humana. «Los asteroides ricos en agua pueden terminar siendo las gasolineras del espacio. El agua es imprescindible para mantener a nuestros viajeros con vida y llevarla de la Tierra es carísimo. Pero además, de ella se puede obtener oxígeno e hidrógeno para utilizarlo como combustible de nuestras naves».

Los trozos de asteroides primitivos que hemos recogido en la Tierra, las condritas carbonáceas, son muy débiles, y apenas sobreviven al entrar en la atmósfera. «El poder traer muestras de estos objetos tal como están en el espacio, sin contaminación, puede depararnos muchas sorpresas», asegura Licandro.

[La NASA retransmitirá en directo la peligrosa maniobra «Touch and Go» de OSIRIS-REx a partir de las 23.00 horas del martes 20 de octubre en este enlace]. ABC

17 de octubre de 2020

AGNITIO, BOLETIN HECHO A MANO ARTESANALMENTE - AÑOS 80 Y 90

AGNITIO 

SOLICITA UN SITIO EN LA HISTORIA DE LA UFOLOGIA DE CHILE